¿Viajamos al paraíso?

domingo, 5 de agosto de 2012

Hace mucho tiempo que te quiero decir algo. No sé, muchas veces no me sale. Cuesta expresarlo. Verás, fue fácil enamorarme de ti, no sé en qué momento exacto ocurrió, ni cómo. Pero sí sé el por qué... Porque eres especial, porque contigo puedo ser yo y me siento perfecta estando a tu lado. Y el mundo se me queda pequeño y siento que soy feliz. Es una buena sensación, sientes que todo fluye. Siento que eres todo lo que necesito. Que tienes unos preciosos ojos azules y esa nariz que me encanta. Que tu mayor defecto es ser así de bueno. Que cuando te falten horas en tus días, vengas a robármelas a mí. Me haces olvidarme de todo, de los problemas, del tiempo y del espacio. Y que me encanta recorrer uno a uno tus lunares y también la forma en la que me besas en el cuello y justo en la parte superior de mi oreja izquierda. Y me gusta la manera en la que haces que quede mal, tus bromas y las voces que pones para hacerme reír. Cuando te ríes a carcajadas y cuando haces que me sienta protegida en todo momento. Y te digo que no te voy a perder nunca y que contigo, voy a multiplicar todos los 18 por ese ocho que tumbaremos juntos.
PD: Te quiero, amor. 

Te odio.

¿Sabes una cosa? Te odio. Y tengo infinidad de razones para hacerlo. ¿La primera de todas? Esa forma estúpida, pero tan adorable que tienes de burlarte de mí. También la forma que tienes de ignorarme, de aparentar que nada te importa. ¿Otra de las razones? Tu sonrisa. La tienes siempre y más de cien mil chicas darían lo que fuese para ser razón de ella. Te lo aseguro. ¿La cuarta razón? Cuando guiñas. Sí, eso. Te vas y no lanzas un beso, sino un guiño y acto seguido te giras. Y me encanta. Te odio por la manera que tienes de ridiculizarme, de llevar la razón. Te odio porque eres estúpidamente perfecto y me siento así contigo. Te odio por el modo que tienes de hacerme reír y por tu voz. Y más aún te odio por la manera de quererme que tienes. Te odio, porque a pesar de intentarlo, ni se me pasaría por la cabeza el hecho de odiarte.