¿Viajamos al paraíso?

domingo, 5 de agosto de 2012

Te odio.

¿Sabes una cosa? Te odio. Y tengo infinidad de razones para hacerlo. ¿La primera de todas? Esa forma estúpida, pero tan adorable que tienes de burlarte de mí. También la forma que tienes de ignorarme, de aparentar que nada te importa. ¿Otra de las razones? Tu sonrisa. La tienes siempre y más de cien mil chicas darían lo que fuese para ser razón de ella. Te lo aseguro. ¿La cuarta razón? Cuando guiñas. Sí, eso. Te vas y no lanzas un beso, sino un guiño y acto seguido te giras. Y me encanta. Te odio por la manera que tienes de ridiculizarme, de llevar la razón. Te odio porque eres estúpidamente perfecto y me siento así contigo. Te odio por el modo que tienes de hacerme reír y por tu voz. Y más aún te odio por la manera de quererme que tienes. Te odio, porque a pesar de intentarlo, ni se me pasaría por la cabeza el hecho de odiarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario